¿Cómo vencer la fatiga?

¿cómo vencer la fatiga?

¿cómo vencer la fatiga?

 

La fatiga, sentir que estas cansado todo el día y el tiempo no corre lo suficiente para poder parar y descansar. Y esto nos afecta a todos, desde los más pequeños, a los adultos. En parte porque vivimos en una sociedad frenética y sedienta de tiempo. Trabajo, escuela, cursos, familia, responsabilidades de todo tipo. Todos caemos cansados ​​a la mitad del día, listos para rendirnos. Pero ahora mismo es casi imposible que nos podamos tomar esos merecido respiros. Dicen que el esfuerzo hace al hombre. Creemos que es verdad, pero no pierdas la esperanza, ya que hay formas de pasar el día sintiéndote lleno de vitalidad y fresco. Te contamos nuestros secretos para que tu energía no vaya bajando hasta el final de la jornada.

¿Cómo lograr eliminar la fatiga?

1. Sueño de calidad

Dormir es fundamental. Considéralo el primer paso hacia el aumento de tus niveles de energía. Vete a la cama a tiempo, haz del sueño tu prioridad. Debes dormir al menos de 8 a 9 horas cada noche, de lo contrario podrías terminar sintiéndote exhausto cuando te despiertes. Además, recuerda que la calidad del sueño es más importante que la cantidad. Así que apaga el teléfono, deja tu portátil a un lado y vete a la cama. Es muy recomendable dormir en una habitación oscura y fría. Especialmente para mujeres que están pasando por la menopausia, ya que su temperatura corporal es más alta de lo habitual.

Si puedes evita las comidas pesadas antes de acostarte y abstente de beber demasiada agua, lo que provocará cansancio e hinchazón. Además, la falta de sueño puede provocar ojeras. Dormir bien no solo es bueno para tu nivel de energía, necesitas dormir para tener una buena piel y un sistema que funcione correctamente.

2. Deja el azúcar

¿Te tomas una bebida con cafeína y azúcar cuando te sientes cansado? Intenta reducir los azúcares. Consumiendo menos alimentos que contengan grandes cantidades de azúcar y carbohidratos simples. Estos hacen que tus niveles de azúcar en sangre se disparen y le brinden un impulso momentáneo de energía. Pero, el páncreas comienza a producir un exceso de insulina para metabolizar los azúcares presentes, reduciendo instantáneamente los niveles de glucosa en sangre. Esto crea un escenario de altos niveles de energía, seguidos de una caída repentina. Por lo tanto, volverás a tener antojos de azúcar y crearás un patrón destructivo de aumento y disminución de los niveles de energía.

Elimina los azúcares directos de tu dieta habitual, en su lugar opta por carbohidratos densos y limítate a consumir carbohidratos por la tarde.

3. La meditación como herramienta

La culpa, los problemas de ira no resueltos, las presiones laborales, los problemas en las relaciones y la adicción a las redes sociales se combinan y hacen que el estrés se acumule. Esto obliga al cuerpo a activar las glándulas suprarrenales y liberar un exceso de cortisol, o mejor conocida como la hormona del estrés. Haciendo que el entres en un modo de ‘huida o lucha’, provocando estrés mental, emocional e incluso físico. Por lo tanto, agotándonos.

Practicar la meditación puede ser muy beneficioso ya que te ayuda a controlar el estrés. Ayuda a regular tu ritmo respiratorio y a calmar los nervios. Una sesión de 30 minutos equivale a ocho horas de sueño.

4. Suplementos naturales

En algún momento debido a la desesperación, cansancio, o por incluso gusto, has tomado bebidas energéticas, ¿correcto? ¿Pero sabías que las bebidas energéticas consisten en una gran cantidad de cafeína, azúcar y taurina? Como te hemos explicado antes, sí, te proporciona energía, pero ya sabéis porque y el terrible efecto revote que tiene. Siempre es mejor que dejes de lado el consumo de estas bebidas. En su lugar te presentamos otras opciones.

Existen alternativas naturales a las bebidas energéticas. Varias hierbas naturales pueden aumentar tus niveles de energía instantáneamente. ¿Has oído hablar del kratom? ¿Guaraná? ¿Maca? Si no es así, probablemente deberías comenzar a buscarlas. Por ejemplo, la variedad blanca de kratom, específicamente White Sumatra Kratom, es la mejor para nivelar tu energía.

5. Consume menos cafeína

Reducir el consumo de cafeína te proporcionará más energía a largo plazo. Sí, la cafeína te da un impulso inicial. Sin embargo, después de que termine ese impulso, seguramente te sentiras agotado. Intenta comenzar tu mañana con un batido verde saludable que aumente la energía. Experimenta, crea mezcla. Los micronutrientes presentes en las verduras refrescan los niveles de energía. También devuelven el equilibrio ácido-alcalino de tu cuerpo a un nivel neutro.

Incorpora muchas verduras en tu dieta. Especialmente alimentos ricos en fibra. Los alimentos ricos en fibra aumentan los niveles de metabolismo, lo que conduce a niveles elevados de energía.

Nuestras células cerebrales funcionan principalmente de la glucosa para obtener energía. Si se ve privado de glucosa obtendrá energía igual porque entrará en un ciclo de cetosis obteniendo energía de las grasas del cuerpo; por lo tanto, puedes llevar una dieta baja en carbohidratos sin problema y basada en plantas. Si no, intenta tener carbohidratos en el desayuno como alimentos integrales, cereales, pan, etc.

6. Comida recomendada

Lo más importante es que no te saltes las comidas. Para no bajar los niveles de energía, por lo que haz las comienzas recomendadas diariamente. Y pica de modo saludable todo el tiempo. Como manzanas, yogures, té, etc. Además, tomar un plátano antes de continuar con una tarea puede hacer maravillas con los niveles de energía. Si aún no lo has probado, hazlo. Come un plátano 30 minutos antes de realizar cualquier esfuerzo físico y comprueba sus efectos.
Aumenta la ingesta de agua. Bebe al menos ocho vasos de agua al día, si no más. Pero asegúrese de no beber menos que eso. Mantenerse hidratado es fundamental. Ya que la deshidratación puede provocar mareos y niveles bajos de energía.

Lo más importante es evitar el consumo de alcohol . El alcohol puede provocar deshidratación y puede provocar daño hepático. Dado que tiene propiedades sedantes puede provocar justo el efecto contrario de lo que buscamos.

Conclusión:

Se puede combatir la fatiga crónica con remedios naturales, conocimiento y paciencia. En realidad, el concepto es vivir de un modo más sano, estamos fomentando unos niveles de energía naturales y saludables.
Ponle ganas, haz una rutina y obtén resultados inmediatos.
¡No te rindas!