Separar finanzas personales de empresariales

separar finanzas personales de empresariales

separar finanzas personales de empresariales

Toda pequeña empresa debe lidiar con una serie de desafíos.
Ya que todos los días surgen obstáculos, puede ser difícil concentrarse en la planificación a largo plazo. Sin embargo, la planificación, especialmente cuando se trata de finanzas, es fundamental para el éxito del negocio.

Lo más fundamental que debemos considerar como propietarios de pequeñas empresas, es separar las finanzas. Esto quiere decir, tener una cuenta completamente a parte para el negocio y las transacciones que este nos crea.
Esto que parece básico es un error bastante común en empresarios noveles y jóvenes.

Una reciente encuesta realizada por B2B encontró que el 27% de los propietarios de pequeñas empresas o gerentes de éstas no tienen una cuenta bancaria separada para el negocio.

Casi el 80% de los propietarios de pequeñas empresas con 5 o más años de experiencia mantienen cuentas bancarias separadas.
El resto, principalmente con 2 o 1 año de experiencia no las suele tener a parte.

Esta opción aunque legal, suele tener consecuencias potencialmente peligrosas.
¿Por qué se debe tener separadas las cuentas personales de las de empresa?
¿Por qué crear más de un cuenta bancaria para la misma empresa?
¿Y cómo funciona un negocio con cuentas diferenciadas?

¿Por qué es mejor tener diferentes cuentas?

  • Es más fácil seguir la pista de entradas y salidas.

Es fácil perder la pista de las transacciones. Incluso en el día a día. Por ejemplo un negocio de hostelería, deberá tener una cuenta solo para pedidos, para así poder tener organizado que ha entrado en el local, lo cual también nos ayudará luego con los inventarios mensuales.
O incluso, si tienes una cuenta de gastos y necesitas un recibo de hace un mes, imaginate buscando ese recibo concreto durante horas y no poder asegurar que sea ese el que necesitas.

  • Mantener tus finanzas en una cuenta separada significa que siempre sabrás qué, dónde, cómo y cuándo.

Es fácil perder la pista de las transacciones. Incluso en el día a día. Por ejemplo un negocio de hostelería, deberá tener una cuenta solo para pedidos, para así poder tener organizado que ha entrado en el local, lo cual también nos ayudará luego con los inventarios mensuales.
O incluso, si tienes una cuenta de gastos y necesitas un recibo de hace un mes, imaginate buscando ese recibo concreto durante horas y no poder asegurar que sea ese el que necesitas.

Una cuenta separada también te hará más fácil llevar los impuestos al día. Si, por cualquier razón, hay que pasar una auditoria, con una cuenta separada siempre será más claro el registro de ingresos y gastos de tu negocio.
Esta claro que para abrir y mantener una cuenta bancaria separada hay que echarle más tiempo, pero esto te permitirá una gestión de las finanzas más sencilla. Y a su vez:

  • Dará legitimidad a tu pequeña empresa.

Sin cuenta bancaria exclusiva para tu negocio, puedes dar imagen de aficionado a pesar de tu esfuerzo.
Además con el tiempo:

  • Se convierte en un requerimiento legal.

Dependiendo de cómo esté estructurada tu empresa, con el tiempo podría tener consecuencias legales si no has separado las cuentas en su momento.
Por ejemplo, muchos negocios pequeños propietarios de la realización de negocios como una sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC), lo hacen para proteger sus activos personales.
Bajo esta estructura, el propietario no es responsable de las deudas de su negocio y no tendrá que pagar con sus propios bienes personales. Porque la empresa tiene una identidad corporativa.

Sin embargo, si no tienes una cuenta bancaria separada para tu LLC, un tribunal se quedaría con todo, incluidos bienes personales. Considera cómo está estructurado tu negocio a la hora de decidir si tener o no una cuenta bancaria separada.


¿Qué tipo de cuenta abro para mi negocio?
¿Qué necesito? ¿Cómo lo hago?

Para las empresas más pequeñas, lo más fácil es abrir una cuenta en el mismo banco en el que tienes la personal. Sin embargo, asegúrate de realizar una investigación exhaustiva para determinar que el banco ofrece los mejores servicios para tus necesidades.

Aquí están algunos de los documentos que necesitarás aunque todo dependerá del banco que elijas:

  • DNI empleador. -A menos que estés haciendo negocio como una empresa unipersonal (en cuyo caso tendrás que abrirla con tu DNI-.
  • Licencias de negocio y relacionadas.

Asegúrate de investigar a fondo lo que los documentos que el banco en cuestión requiere antes de intentar abrir tu cuenta. También hay que tener en cuenta que muchas entidades dan prioridad a pequeñas empresas y autónomos.

Si lo piensas, además de lógico, son pasos que no toman tanto tiempo y te brindan comodidad, seguridad y facilidad. Si tienes un negocio, y aun no tienes las cuentas por separado, ¡no tardes, que solo es un ratito!